Los Clippers Lob City

Los Clippers celebraron este año su 50 aniversario en la NBA. En este medio siglo de historia nunca han llegado a una final de conferencia, siendo el equipo con la sequía más larga de cualquier equipo profesional estadounidense.

Recientemente perdieron una semifinal de conferencia contra los Nuggets de Denver, tras ir a la cabeza de la serie 3 juegos a 1 por lo que continuamos nuestro recorrido por algunas de sus más notables decepciones en su historia enfocándonos esta vez en la llegada y el impacto de Blake Griffin.

Su primer año

Griffin trajo consigo un cambio para el equipo, luego de ser la primera selección en el Draft 2009, sin embargo, se lesionó durante el último juego de pretemporada, por lo que los cambios tuvieron que esperar otro año.

A pesar de que los Clippers seguían teniendo los mismos resultados, el novato de la Universidad de Oklahoma no solo fue nombrado Novato del Año en 2011 y apareció en su primer Juego de Estrellas, sino que además ganó el Slam Dunk de ese año con una de las más icónicas clavadas en la historia.

Para el siguiente año el equipo logró un cambio que trajo a Chris Paul a Los Ángeles y así comenzó la era «Lob City».

Lob City

La llegada de CP3, junto con el ascenso a la titularidad de DeAndre Jordan, llevaron al equipo a su primer postemporada en 6 años, incluso avanzaron hasta las semifinales de conferencia donde cayeron antes los Spurs de San Antonio.

Para la siguiente temporada, ambas estrellas del equipo repitieron como All-Stars: Griffin por tercera vez consecutiva y Paul, quien fue nombrado Jugador Más Valioso en esa edición participó por sexta vez seguida.

Ese año, a pesar de tener un mejor récord que el anterior, no llegaron tan lejos en postemporada.

La siguiente temporada Doc Rivers, quien había llevado a los Celtics a un campeonato en 2008, fue contratado como entrenador y logró una tercer postemporada al hilo, cosa que la franquicia no lograba desde 1976.

Ese año volvieron a caer en semifinales de conferencia en una serie de 6 juegos contra el Thunder de Oklahoma City.

El escándalo de Sterling

El ascenso de los Clippers coincidió con la caída de los Lakers, equipo que los había opacado desde su llegada a Los Ángeles.

El objetivo de Donald Sterling, dueño del equipo al mudar la franquicia a Los Ángeles, fue superar al equipo que ya estaba ahí como el principal de la ciudad.

Después de años de malas decisiones y circunstancias desafortunadas parecía que por fin lograría su objetivo; cuando en medio de una serie de postemporada, se filtraron audios suyos haciendo comentarios racistas.

El equipo optó por terminar los playoffs, pero hicieron una protesta al quitarse su uniforme de calentamiento todos juntos.

Sterling fue obligado a vender el equipo y vetado de por vida de la NBA como castigo por sus comentarios.

Foto principal: NBA.com

Escrito por: José Antonio Solorio

Facebook: José Antonio Solorio

Twitter: @solo_periodismo

Instagram: @solo_periodismo

Por Jose Antonio Solorio González

Periodista tijuanense de 25 años

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.